Retardo Mental 5


EDUCACIÓN FÍSICA Y RETARDO MENTAL 

“La Educación Física como parte de un programa amplio de la educación debe utilizarse encaminada a promover el mejor desarrollo del niño discapacitado mental. Se proponen fines y objetivos inmodificables; pero el profesor encargado de la actividad modificará la forma de trato y la conducción de acuerdo a las características individuales, realizando también una subdivisión de grupos y contando con la colaboración de un plantel de voluntarios debidamente capacitados, utilizando para ello las técnicas básicas del hombre para el incremento de las conductas molares básicas.

Atendiendo a las características individuales y considerando al individuo como tal y no, como deficiente, se hace posible la acción del profesor cuando respeta cada nivel situándolo ante diferentes experiencias por medio del juego y del movimiento resolverá las distintas problemáticas que las situaciones de aprendizaje le plantean.

Para el logro de un trabajo armónico es necesaria la realización de una programación anual desarrollada a través de los agentes de la Educación Física. 

a) DEPORTES: Encarado con pautas simples, poco reglados, con límites físicos y espaciales o formas jugadas cuando el nivel lo requiera. 

b) NATACIÓN: Su enseñanza no sufre modificaciones debido a que el medio en donde se desarrolla la actividad es diferente para cualquier individuo. 

c) ATLETISMO: Simplificando sus pruebas específicas: carreras de velocidad 40 y 60 mts., de resistencia con intervalos. Saltos: Alto y largo (con y sin impulso).Lanzamientos con implementos adaptados. 

d) GIMNASIA: Trabajando las formas básicas. 

e) VIDA EN LA NATURALEZA: Con paseos, excursiones y campamentos. 

f) ACTIVIDADES RÍTMICAS: Trabajando el pulso, el ritmo, banda musical y desarrollando un cancionero. 

g)  JUEGOS: Individuales y de conjunto.” [29] 

…”En los juegos, el profesor de los retardados mentales tiene oportunidad de combinar muchas de las habilidades específicas desarrolladas por medio de la instrucción de sus partes componentes. Las habilidades o modalidades motoras básicas se pueden aprovechar en juegos apropiadamente seleccionados, para suscitar las repuestas de adaptación que se desean y para ayudar de este modo al niño a alcanzar crecientes niveles de independencia. Los juegos permiten también que el maestro presente una mezcla controlada de situaciones sociales motoras.

Mediante una conveniente selección o modificación de juegos, el profesor puede alterar en cierta medida la situación como más convenga a los niños.

A medida que aumenta la edad cronológica y mental, el niño emprende más actividades de asociación y colaboración y reduce la cantidad de tiempo que dedica al juego solitario y a la observación pasiva.

Farina y col. (1959) resumen los principios que se deben considerar en la selección de los juegos y actividades para los niños, del siguiente modo:

1)  Los juegos deben basarse en el conocimiento de las características del desarrollo del niño, como las modalidades de crecimiento, el desarrollo muscular, la madurez social y los intereses en los juegos.

2) La seguridad de los niños es una consideración primordial en la selección de los juegos. Los equipos deben estar en buenas condiciones y el profesor tiene que saber usarlos. Al seleccionar actividades para el niño incapacitado, se deben tener en cuenta la indumentaria, los equipos especiales, como las férulas o audífonos, el área de juego y otros factores similares.

3) En la selección de los juegos son importantes las características sociopsicológicas de los niños.

Tipos de juegos de organización simple :

a. Juegos de marcación

b. Juegos de elusión

c. Juegos de lanzamiento y recepción

d. Juegos de discriminación - Agilidad mental” …[30] 

COMO IDENTIFICAR AL NIÑO MENTALMENTE RETARDADO. 

”Para los fines de la educación, el ”diagnóstico”  es un procedimiento clínico que realiza una persona capacitada para utilizar instrumentos psicológicos y evaluar las respuestas del examinado a los ítem del tets indicado, y para revelar el nivel de funcionamiento y la capacidad potencial de éxito en diversos campos del aprendizaje. Suministra un índice o puntaje que compara el rendimiento actual del individuo con el que se esperaba de él, a su edad. Debe también incluir un análisis de las áreas fuertes y débiles, que puede resultar útil para el planeamiento educacional.

La seguridad del diagnóstico depende en gran medida de la familiaridad de quien lo realiza con el rendimiento de los estudiantes en las actividades diarias, y de la consideración de los factores que influyen sobre la ejecución del test: emociones, salud, actitudes y fondo cultural.

También debe considerarse la historia del desarrollo del niño, sus intereses especiales y sus logros en el terreno social y escolar. Este contexto proporciona a quien realiza el diagnóstico la información necesaria para interpretar las respuestas del niño y buscar informaciones que podrían no darse espontáneamente.”

…”El maestro desempeña un papel vital con su ayuda en el diagnóstico. Sus observaciones diarias acerca del comportamiento del niño, la salud, los problemas de aprendizaje, reacciones sociales e intereses especiales, proporcionan una información que no puede obtenerse de ninguna otra manera.”…

…”Resulta difícil identificar a un niño retardado mental moderado por cualquier grupo estándar de características. Hay, no obstante, una cantidad de rasgos de aprendizaje y de comportamiento que se encuentran frecuentemente entre los retardados y que pueden utilizarse como marco de referencia para un estudio más intensivo. Las características que indican la necesidad de esa investigación adicional son las siguientes: problemas de aprendizaje, rendimiento pobre, hábitos  de trabajo escaso, distracción, deficiente capacidad motora, pobre desarrollo del lenguaje, trabajo de modelado inmaduros y problemas de adaptación social.”… [31]

 PROBLEMAS DE APRENDIZAJE. 

…”El primer indicio de retardo lo constituyen los problemas de aprendizaje del niño. Sus dificultades  durante los primeros años escolares son a menudo atribuidas a la inmadurez, lo que significa que se confía que las dificultades serán superadas con el paso del tiempo. Si el niño es mentalmente retardado, esos tempranos problemas de aprendizaje no se disiparán con el tiempo o la madurez; en rigor a medida que pase el tiempo se acentuarán. Es necesario , por consiguiente, analizar los problemas de aprendizaje para determinar su naturaleza.

Los niños retardados operan comúnmente en un nivel concreto. Son capaces de decir lo que ven, o qué actividad se está desarrollando, pero son incapaces de relacionar esos con otro objetos o acontecimiento, o de interpretar el significado en relación con las circunstancias. Frecuentemente, el niño retardado tiene dificultades para prever sucesos que pueden haber ocurrido, antes o después del acontecimiento que se discute en ese momento;puede tener poca comprensión de una situación más allá de lo que es obvio.

La capacidad para asociar ideas y captar relaciones está a menudo disminuida.

Entre los niños retardados son comunes los problemas visomotores. A menudo tienen dificultades para captar diferencias entre objetos de aspectos semejantes. Pueden ser capaces de diferenciar diferencias gruesas, pero se equivocan al distinguir diferencias de posición o de dirección. Esa incapacidad para discriminar se refleja al comenzar las actividades de lectura, en su dificultad para distinguir las letras d,b,y p en las cuales la única diferencia radica en la dirección, o palabras tales como nos y son , le y el en las cuales la posición de las letras es el único rasgo diferencial. Las perturbaciones perceptuales se revelan también en la incapacidad del niño para abarcar un concepto total; puede responder a cada parte separadamente, o puede ser incapaz de responder a aquellas ideas importantes que exigen contestación.

Una indicación adicional de la existencia de problemas visomotores puede notarse en la incapacidad del niño para copiar figuras en tableros donde se colocan clavijas o mosaicos, o de construir figuras con palitos de acuerdo a un modelo. La percepción auditiva puede estar pobremente desarrollada; los niños torpes experimentan a menudo dificultades para oír y reconocer sonidos y para ubicar su posición. Pueden tener dificultades para comprender instrucciones y otros contenidos verbales. Dado que muchas actividades escolares dependen de la existencia de un cierto nivel de desarrollo perceptual, es obvio que el niño que no ha desarrollado la necesaria capacidad de percepción motora   no puede iniciar esas actividades.

La incapacidad para leer, escribir, deletrear  y para otros aprendizajes, a menudo se mantienen durante el transcurso de los años escolares porque los problemas perceptuales no fueron corregidos.

Los niños retardados tienen a menudo escasos sentidos de la secuencia del tiempo. Existe una incapacidad para comprender el vocabulario relativo del tiempo; como”ayer”, “mañana”, “la semana pasada”, “el mes próximo”, y en vincular un momento dado con el momento actual.

El aprendizaje incidental no tiene el mismo valor para los niños retardados que para los niños normales. Debido a su deficiente capacidad para relacionar y generalizar, este niño a menudo incurre en errores acerca de una situación.”… [32] 

BAJO RENDIMIENTO 

…”La mayoría de los niños retardados muestran desde un principio escasa capacidad para el estudio; pero esto no ocurre con todo los niños retardados.

Algunos tienen una facilidad para memorizar que les permite tener bastante éxito en los dos o tres primeros grados, cuando sus lecturas dependen en gran parte de un vocabulario visualmente memorizado, y se realiza con los números un aprendizaje basado en repeticiones y memorización de combinaciones. El éxito en actividades que dependen de la memoria pueden mantenerse a través de todos los años escolares. Pero, con prescindencia del rendimiento alcanzado en los primeros grados, el niño mentalmente retardado habitualmente acusa un pobre rendimiento durante el tercero y cuarto grado, cuando la tarea empieza a volverse más abstracta y a requerir generalizaciones.

Cada año que pasa, el alumno parece quedar más distanciados detrás de sus compañeros de clase. Un perfil de sus índices de rendimiento, año tras año, mostrará sin duda progresos menores a los que corresponderían a un año, por cada año de escuela, lo que indica un nivel de aprendizaje menor que el que se espera de un niño normal.

Los puntajes de los test de rendimiento constituyen una medida confiable del nivel del funcionamiento del niño sólo cuando el examinador puede estar seguro de que representan el verdadero nivel del niño. Generalmente, los resultados obtenidos en un test realizado con un grupo no puede ser considerado confiable en el caso de un niño retardado debido a los muchos factores que afectan su ejecución. Para una segura ejecución del niño que parece retardado se recomienda un test individual o de un grupo pequeño. Un test administrado individualmente puede revelar mucho más acerca de la capacidad del alumno que su mero  nivel de desempeño. Si alienta al niño a vocalizar mientras trabaja, el examinador estará capacitado para descubrir la forma en que el alumno aborda una situación, si el proceso de razonamiento es correcto, aun cuando la respuesta final sea equivocada, o si el proceso de razonamiento es correcto  hasta cierto punto. Una respuesta justa o equivocada no revela lo suficiente acerca del proceso de pensamiento como para determinar el verdadero nivel de funcionamiento del niño.

Frecuentemente, una incapacidad en la lectura no asociada al retardo mental hace que un niño tenga un bajo puntaje en un test de rendimiento. Ya que el test está proyectado para medir otros conocimientos distintos de la lectura, fracasa en la revelación  posible capacidad  en otros campos si las respuestas dependen del adelanto en la lectura. Si el propósito del test es determinar el conocimiento del niño, habilidades, razonamiento, y capacidades de pensamiento como un medio de establecer un diagnóstico, no debe permitirse que la incapacidad para leer oscurezca otras áreas de capacidad. Ayudarse con la lectura en test para evaluar la capacidad de resolver problemas, interpretación de planos y referencia, vocabularios y lenguaje, asegurará una información más certera para el diagnóstico.

La sensibilidad del maestro para captar el estado físico y emocional del niño mientras se realiza el test debe ayudar a determinar si el niño está respondiendo de acuerdo a la capacidad real. Debe prestarse atención a las

manifestaciones de nerviosidad, enojo, temor, hostilidad y otros estados emocionales como factores que influyen en la ejecución del test.

Las actitudes y emociones del niño son frecuentemente responsables de un resultado pobre. Un niño acostumbrado a las notas bajas y al fracaso tiene poco aliciente para esforzarse en un test. Resulta particularmente traumático para el estudiante lerdo, que ha sido ayudado en su tarea diaria por otros estudiantes y por el maestro, el repentino retiro de toda ayuda y apoyo mientras ejecuta el test. El niño capaz de concentrar su atención sólo durante un breve lapso puede necesitar un aguijoneo constante para mantener su atención en el test.”… [33] 

HÁBITOS DE TRABAJO ESCASO 

…”Los hábitos de trabajo de los retardados mentales están por lo común pobremente desarrollados o son ineficaces.

Para muchos alumnos retardados las lecciones son demasiado largas o demasiado difíciles, y el niño elude una tarea que está destinada al fracaso. Hay niños mentalmente retardados bien motivados que causan una impresión de diligencia al copiar cosas sin sentido en un libro o al desarrollar alguna otra actividad inútil.

La falta de precisión puede ser consecuencia de un descuido, o de un juicio pobre que no le advierte el niño que su respuesta no es sensata, o de una falta general de capacidad para relacionar su tarea actual con las cosas que conoce.”… [34] 

DISTRACTIBILIDAD 

…”La  duración del interés entre los retardados es generalmente muy breve, especialmente si la tarea no ha sido iniciada por ellos mismos. El niño puede evidenciar interés hacia una actividad y comenzarla con entusiasmo, pero pronto agota las posibilidades de satisfacción y la abandona, cambiándola por algún otro interés pasajero.

La lesión cerebral va frecuentemente acompañada por la distractibilidad. La tendencia del niño a responder a estímulos auditivos y visuales ignorados por los demás niños como para quienes trabajan con él.”… [35] 

POBRE CAPACIDAD MOTORA 

…”Muchos niños moderadamente retardados demuestran una capacidad motora al nivel de la de sus compañeros.

No obstante, en muchos casos, las condiciones que causan el retardo mental también causan una disminución neurológica, que puede revelarse como falta de precisión en los movimientos, torpeza, pobre coordinación, u otras condiciones desventajosas más graves. La inadecuada capacidad motora puede ser detectada en las actividades en que intervienen los músculos largos, que incluyen el caminar, correr, saltar, brincar. Arrojar cosas, y en las actividades de los músculos cortos, tales como escribir, cortar, dibujar y trabajos manuales.”… [36] 

DESARROLLO DEL LENGUAJE 

…”Entre las principales características que identifican a los retardados mentales se cuentan el pobre desarrollo del lenguaje y la general falta de capacidad para una comunicación efectiva. El lenguaje inadecuado puede advertirse en lo pobres esquemas del lenguaje del niño, pobre articulación limitado vocabulario y la tendencia a hablar con palabras o frases en vez de oraciones, o en negarse por completo hablar. La poca facilidad en el lenguaje puede ser debida al limitado interés del niño por su ambiente, a desórdenes sensoriales o expresivos, o a un medio que no le proporciona buenos modelos para la conversación o estímulos para el lenguaje. Problemas emocionales o lesiones físicas pueden también dañar la capacidad de comunicación.”… [37] 

TRABAJOS DE MODELADO INMADUROS 

“Se puede aprender mucho acerca del nivel de desarrollo del niño y percibir el ambiente que lo rodea a través de su libre expresión plástica.

Los niños cuyas figuras son primitivas o muestran poca relación  con la realidad pueden revelar un concepto distorsionado de su ambiente. Las asociaciones raras, desorganización o ideas pobremente concebidas en los trabajos de modelado de un alumno pueden indicar un funcionamiento anormal o subnormal.

La falta de espíritu creador se advierte generalmente en la tendencia del niño a copiar el trabajo de otros estudiantes o a repetir lo que hizo anteriormente.” [38] 

PROBLEMAS DE ADAPTACIÓN SOCIAL 

“La inadaptación social es común entre los niños retardados. Los problemas pueden manifestarse bajo la forma de agresividad, comportamiento beligerante, actitudes  indiferentes o negativas, o retraimiento, aceptación pasiva. El niño agresivo, en generalmente es el más fácilmente identificable por su influencia disgregante. Se vuelve impopular por su comportamiento inadecuado, falta de control, atolondramiento y sus maneras bulliciosas o destructivas.

Habitualmente presta poca atención a las críticas o consejos, y parece que no aprende mediante la experiencia. El rechazo de sus compañeros sirve más bien para agravar, y no para mejorar la situación.

El niño con una actitud negativa puede querer participar de las actividades del grupo, pero debido a que anticipa el fracaso o el rechazo, puede adoptar una actitud de indiferencia o negativismo.

El niño pasivo o que se retrae puede estar reaccionando contra una existencia insatisfactoria, no participando de ella. Puede dedicarse al ensueño, a utilizar  colores, a jugar con pequeños juguetes o estar solamente sentado. “[39] 

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 

…”Después de haberse establecido la necesidad de que a un niño se le haga evaluación psicológica, recae en la persona encargada del diagnóstico la responsabilidad de administrar los test necesarios para determinar la naturaleza y el alcance de los problemas del alumno. Apoyándose en los tests, el examinador pueden predecir las posibilidades de éxito escolar y adaptación social del alumno, y localizar las zonas de capacidad e incapacidad específicas.

Recae sobre él, entonces la responsabilidad de interpretar esta información para los maestros que trabajarán con el niño, vinculándola a las tareas educativas.

Una breve exposición sobre los test más comúnmente utilizados ayudará al maestro a comprender el alcance y las limitaciones del mecanismo de los tests. Si el informe del maestro ha sugerido la posibilidad de un bajo funcionamiento mental causado por un retardo mental, la persona encargada del diagnóstico se preocupará de aplicar al niño un test general de inteligencia. Los tests de esta categoría más difundidos son el de Stanford-Binet y la Escala de Inteligencia para niños de Wechsler  (WISC). Los resultados de estos arrojan un cociente intelectual y una edad mental que pueden utilizarse para clasificar a un niño de acuerdo con su nivel de funcionamiento. La clasificación general es suficiente para determinar si a un niño le corresponde asistir a una clase especial. El estudio posterior de los resultados del test debe realizarse para determinar los campos específicos de fuerza y debilidad, para planear el problema educativo necesario para mejorar el funcionamiento del alumno.

Hasta el momento no se ha ideado ningún test que pueda dar al examinador y al maestro toda la información necesaria para planear un programa basado en las necesidades del niño. Es preciso, por consiguiente, usar los tests disponibles hasta el límite en que pueden sugerir información útil para el diagnóstico. El WISC da, además de un puntaje total, un CI verbal y un CI de ejecución. Generalmente, esos puntajes no muestran una variación amplia. No obstante, si el CI verbal difiere mucho del CI de ejecución, el examinador está obligado a buscar la razón de la discrepancia. Tanto en el Stanford-Binet como en el WISC hay subtests proyectados para atestiguar las capacidades específicas. Si el niño muestra un modelo de test errático,en algunas zonas sumamente superiores a otras, o si el niño aprueba algunos ítems, después de haber fracasado en otros de menor dificultad, los resultados del test deben ser sometidos a un cuidadoso examen antes de formular alguna conclusión.

Se han realizado numerosos estudios con la intención de determinar si había algunos esquemas de respuestas o ejecución características de los test entre las personas afectadas orgánicamente (lesiones cerebrales) y no afectadas orgánicamente que pudieran ser utilizados para diferenciar a esos grupos.Si bien no se han hallado pruebas definitivas, han podido hacerse algunas observaciones relativas a los tests. Beck (1955) ha informado que los CI de ejecución del WISC y los CI de la escala total del WISC fueron significativamente más  bajos en los afectados orgánicamente que en los no afectados.En los grupos clasificados como afectados orgánicamente, los puntajes de ejecución tendían a ser bajos que los puntajes verbales. Los no afectados orgánicamente mostraban un esquema inverso. También se advirtió que en el Stanford-Binet los afectados orgánicamente mostraban una dispersión mayor en los olvidos que los no afectados.

Si bien esas pautas de test pueden sugerir una diferenciación entre retardados con lesiones orgánicas y sin lesiones, no pueden diferenciar a quienes tienen lesiones orgánicas de los niños perturbados emocionalmente cuyos síntomas de comportamiento son similares.

Para satisfacer la necesidad de la existencia de un test cuyo diagnóstico tuviera mayor valor para fines educacionales, se proyectó el Test de llinois de Capacidades Psicolinguísticos para aislar campos específicos de capacidad e incapacidad en el lenguaje. Tal como lo describen Kirk y McCarthy (1961) el test está ideado para localizar defectos en los procesos de comunicación poniendo a prueba tres distintas áreas de comunicación : a) canales de comunicación, b) niveles de organización, c) procesos psicolinguísticos. Como expresan Kirk y McCarthy, los canales de entrada y de salida constituyen las vías de comunicación. Los ítem del test están proyectados para revelar si el niño puede recibir estímulos visuales y auditivos y contestar mediante una simple respuesta verbal o motora. Las respuestas son “sí” y “no” y se formulen señalando un cuadro donde figuran las respuestas.

Los niveles de organización se comprueban a través de ítems que requieren que el alumno efectúe asociaciones audiovocales y visomotoras. Los ítems del test incluyen asociaciones sugeridas por manifestaciones tales como: “El padre es grande; el niño es…….”, o ejercicios  en los cuales al niño se le da un cuadro y se le pide que elija a uno, de un grupo de cuatro, que él asocia con un cuadro.

Los procesos psicolinguísticos son juzgados por la cantidad de conceptos separados que un niño puede enumerar como respuesta al pedido de “decir todo acerca” de un objeto familiar. La respuesta motora se comprueba pidiéndole al niño que muestre lo que haría con el objeto seleccionado por el examinador. En este test, al niño se le asigna un índice que señala su capacidad para dar una respuesta adecuada.

El test no hace diferencias respecto de la posible etiología del defecto, pero sugiere un programa basado en las necesidades del individuo. Los resultados del test, cuando se traza un perfil de psicodiagnóstico utilizándolos, muestran claramente las áreas de capacidad e incapacidad que pueden  influir en el rendimiento total del alumno.

Frecuentemente, la persona encargada del diagnóstico querrá saber más acerca del comportamiento adaptativo del niño, como un indicio de su inadecuado  funcionamiento. La Escala de Madurez Social de Vineland es probablemente el más ampliamente utilizado para medir el comportamiento adaptativo. Ocasionalmente, el rendimiento y la conducta del niño indican la necesidad de una terapia y un estudio más intensivos que los que pueden realizar en la escuela, y el niño puede ser enviado a una clínica más especializada o a un centro de diagnóstico.

La investigación ha demostrado que el nivel de funcionamiento mental puede rebajarse o acelerarse por factores ambientales. Un diagnóstico de retardo mental en un momento dado no significa necesariamente que la condición es permanente. Los cambios que se producen en el nivel de necesidad de realización no suponen un cambio en el potencial intelectual, pero pueden ser consecuencia de una mejor adaptación, de la corrección de incapacidades específicas, de la disminución de tensión , o de otras situaciones que estimulan una mejor utilización de las capacidades del niño. “… [40]

Datos Bibliográficos en Retardo Mental 7

Datos del autor: 

Laura Vanina Stefanini

Cap. Bermudez 2804 – Olivos (c/p 1636)

Te: 4799-8260