EL NUEVO ENFOQUE TECNOLÓGICO


La tecnología es una actividad social centrada en el saber hacer, mediante el uso racional, planificado y creativo de los recursos materiales y la información propios de un grupo humano, en una cierta época, brindando respuestas a las necesidades y a las demandas sociales en lo que respecta a la producción, distribución y uso de bienes procesos y servicios. 

La tecnología responde a demandas e implica el planteo y la solución de problemas concretos, ya sea de las personas, empresas, instituciones, o del conjunto de la sociedad. 

El uso de la tecnología puede producir, además del beneficio buscado, graves daños sociales o ecológicos. En consecuencia, su enseñanza debe estar asociada ineludiblemente a los valores desarrollados en la Constitución, Ley Federal de Educación y en la ética de la sociedad argentina. 

  Los objetivos a alcanzar son el de la adquisición y el dominio instrumental de un conjunto de saberes considerados socialmente significativos, entre los que se encuentra la adquisición de competencias para el trabajo y la tecnología,  impulsando la creatividad y la difusión de innovaciones científico tecnológicas. 

Por lo tanto debe tenerse en cuenta que la tecnología se aprende mejor operando con ella y no solo leyendo o recibiendo la descripción de cómo debe hacerse o de cómo otros lo hacen. Es por eso que se destacan el análisis de productos y los proyectos tecnológicos como procedimientos de la tecnología que articulan todos los bloques de contenidos de este capítulo. (Tecnología) 

Es importante destacar el enfoque educativo:

q     Operar sobre elementos tangibles, permitiendo elaborar conceptos abstractos.

q     Motivación a través de la lúdica, ya que algunos aspectos de la tecnología poseen esta característica.

q     Desarrollar competencias integrando el saber con el saber hacer.

q     Saberes significativos.

q     Necesidades y demandas de los alumnos.

q     Trabajo por proyecto. 

Con respecto a similitudes entre el nuevo enfoque y nuestras propias clases podríamos decir que actualmente tenemos muy en cuenta lo anteriormente mencionado. 

En lo que respecta a diferencias nombraríamos las siguientes: 

q         Integración con otras áreas.

q         Falta de recursos.

q         Motivación a través de la lúdica.

q         Vinculación con el mundo que los rodea. 

Si hacemos un análisis del nuevo enfoque tecnológico y lo comparamos con nuestras clases de escuelas públicas podríamos decir que es muy bueno, pero no aplicable en su totalidad, ya que nosotros en este progreso incesable de la tecnología no disponemos de recursos necesarios para el “saber hacer”, por lo tanto esa vinculación de los alumnos con el mundo que nos rodea se rompe. Pues ¿qué tecnología tenemos en las escuelas y cuál fuera de ellas?

La falta de recursos como así también la falta de horas institucionales para poder trabajar en equipo y  desarrollar la  integración de áreas, es lo criticable de este nuevo enfoque.

 

No podemos proyectar integrando áreas, ya que no nos vemos en ningún momento con nuestros compañeros, y cuando nos vemos es en algún recreo o cuando se van corriendo hacia otra institución.

 

 Si bien existen los cursos de capacitación para nosotros, los docentes, el nuevo enfoque dice: “Desarrollar competencias integrando el saber con el saber hacer”. 

Por lo tanto debe tenerse en cuenta que la tecnología se aprende mejor operando con ella y no solo leyendo o recibiendo la descripción de cómo debe hacerse o de cómo otros lo hacen. Por más que nosotros nos capacitemos con tecnología de última generación no podemos hacerlo de la misma forma con nuestros alumnos ¿Porqué?

Porque no hay recursos necesarios para aprender mejor.

Porque se ha puesto en marcha los nuevos enfoques sin presupuesto. 

El enfoque curricular adoptado en la actual reforma educativa apuesta claramente a los contenidos, pero ésta no debe interpretarse en ningún caso como una vuelta a los planteamientos tradicionales de la enseñanza. 

Los contenidos designan el conjunto de saberes o formas culturales cuya asimilación y apropiación por los alumnos se considera esencial para su desarrollo y socialización.  

La educación escolar no es la que transmite los saberes constituidos y legitimados socialmente,  sino la que asegura unas condiciones óptimas para que los alumnos desplieguen sus potencialidades y capacidades cognitivas, afectivas, sociales y de aprendizaje. 

En esta alternativa cognitiva y constructivista  se atribuye a la actividad del alumno un papel decisivo en el aprendizaje y a concebir al profesor como un guía, un facilitador o un orientador del aprendizaje. 

En resumen puede decirse que la educación escolar esta formada por un conjunto de actividades especialmente planificadas con el fin de ayudar a que los alumnos asimilen unas formas o saberes culturales que, al mismo tiempo son consideradas esenciales para el desarrollo y socialización con la ayuda específica.

Por lo tanto los contenidos curriculares son una selección de formas o saberes culturales, cuya asimilación es esencial para que se produzca un desarrollo y una socialización adecuada de los alumnos: conceptos, explicaciones, razonamientos, habilidades, lenguaje, valores, creencias, sentimientos, actitudes, etc. 

En la propuesta de la reforma se consideran contenidos conceptuales (hechos y conceptos), procedimentales (procedimientos) y actitudinales (valores y normas); salvo en casos excepcionales, cuando es necesario reforzar determinados aspectos del aprendizaje, lo que se sugiere es planificar y desarrollar actividades que permitan trabajar de forma interrelacionada los tres tipos de contenidos. 

Con esto estamos todos de acuerdo pero sin presupuesto educativo, el saber hacer: ¿Cómo lo soluciono?. ¿Con pasantías en fabricas? ¿Qué fabricas?. Si son cada vez menos y casi ninguna invierte en tecnología. 

El gobierno debe estar en estos problemas, ¿para qué privatizó los trenes, los teléfonos, el correo, etc.? .

Para brindar una mejor educación, salud y seguridad. 

LO ESTAMOS ESPERANDO, el pueblo no lo puede todo. 

Bibliografia consultada:

Ministerio de Cultura y Educación de la Nación. Consejo Federal de Cultura y Educación, Contenidos Básicos comunes para la Educación General Básica, Buenos Aires, 1995.

 

 Profesor en E.G.B I - II

 Maestro Mayor de Obras

                                      Favio Gustavo Ferrara 

e-mail: favioferrara@tutopia.com